Senador republicano, casado y homófobo muestra “lo hondo de su ser” en sitio para buscar sexo gay

Senador republicano, casado y homófobo muestra “lo hondo de su ser” en sitio para buscar sexo gay

Y sigue la mata dando… dijera mi abuelita. La epidemia de republicanos que intentan suprimir  su homosexualidad al intentar vivir una vida heterosexual y postular leyes anti-gay continúa. ¿Recuerdan al Larry Craig? El senador republicano de Idaho que le metía y le metía el pie al usuario de a lado en un baño de aeropuerto. Ese usuario era un policía encubierto y el senador se disculpó con la excusa de que al defecar, se abre de patas como una gimnasta y por ende, su pie daba a la estación de a lado. Nadie le creyó lo del síndrome de Nadia Comaneci y terminó renunciando su posición en el senado.

 

Hay varios ejemplos más como ese y uno sólo se puede imaginar la tensión sexual (o relajamiento de tal) en una convención republicana. Pues ahora resulta que los republicanos han exportado ese patrón de comportamiento a la bella isla de Puerto Rico.

 

Roberto Arango es (era) senador puertorriqueño y de repente surgieron fotos muy comprometedoras en un sitio gay de sexo de este hombre felizmente casado que ha luchado por evitar que la gente LGBT tenga los mismos derechos y protecciones que sus connacionales. Claro, siempre y cuando nadie supiera de sus artimañas en línea, tal parece, era felizmente casado, republicano y anti-gay: el republicano perfecto.

 

La explicación es tan absurda como la de Larry Craig. Arango dijo que ha estado bajando de peso y foto-documentando el proceso. ¿Cómo llegaron las fotos al sitio de ligue sexual entre hombres? No sabe, duda que las fotos sean de él y ni siquiera se acuerda si él mismo tomó esas fotos. ¡Válgame dios!

 

En una de ellas aparece sin camisa con un collar que siempre trae puesto y los medios de comunicación han estudiado el collar y varias fotos donde lo porta. Ese collar es el mismo. Ese celular es el mismo que por cierto le proveía el gobierno para su función de senador. Ahora, con la foto más comprometedora, esa que muestra “lo hondo de su ser”, se tiene que acordar que alguna vez se puso en 4 con el ojo del rabo parpadeándole al espejo y viró el cuello, extendió el brazo junto a una nalga con celular  en mano y ¡zaz! Plasmó para ese sitio de encuentro sexual gay una foto de su Culiacán. No me pregunten cómo puedo detallar el proceso de tomar tal foto pero debemos todos preguntarnos cómo es que puede ahora tener este senador republicano amnesia temporal y no acordarse si esa foto la había tomado él mismo.

 

Ni siquiera fue él quien comunicó su renuncia. Lo tuvo que hacer la presidencia del Senado de Puerto Rico a través de un comunicado. “Las circunstancias que han provocado la renuncia del senador Arango, las cuales expresa en su carta, son muy lamentables. Confío que con la dimisión del legislador podamos dar por terminado este asunto y nos enfoquemos en la discusión de los temas importantes para nuestro pueblo”, manifestó el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, quien puntualizó que “la familia del senador Arango también merece respeto y consideración”.

 

Claro pero aun más respeto y consideración merecen las personas LGBT en la isla que han sido afectadas por hipócritas como Arango.

You must be logged in to post a comment Login